"NUESTRA TIERRA SE LLAMA "BAJA CALIFORNIA", NO SE LLAMA "BAJA":
SOMOS "BAJACALIFORNIANOS", NO SOMOS "BAJEÑOS"...

sábado, 2 de agosto de 2014

LAURA DELIA ESPINOZA JAUREGUI.

Embajadora 2014-2015 de Rotaractat Distrito 4100, ¨Rotary Internacional¨, correspondiente a Baja California, Baja California Sur, Sonora, y Norte de Sinaloa, México.

Por Ing. Alejandro Espinoza Arroyo
El Rosario, Baja California, México
02 de Agosto de 2014.
Articulo número 117
Patente 1660383.

Nuestras costumbres y tradiciones, son  cultura y conocimiento, valoremos nuestro legado.
Somos de Baja California, no de Baja.

              Los seres humanos, a pesar de lo imperfecto que somos, tenemos por naturaleza algunas virtudes, que bien atendidas, suelen convertir a ciertas personas, en personajes.
Desde que Laura nació, fue una niña relajada, tanto que no parecía que hubiera una niña donde se encontraba. Al paso del tiempo, mientras crecía, se fue compenetrando en las cosas y situaciones de su interés, al grado que se acostumbró a dedicar su entusiasmo y energía para lograr las metas que se trazó.
Como estudiante, siempre ha sido ampliamente dedicada a sus tareas, y como persona, ha sobresalido en varias disciplinas, no obstante las dificultades que se le han presentado, y las inseguridades que todas las personas presentamos cuando los problemas se nos vienen encima.
Ahora que se encuentra a punto de concluir sus estudios profesionales  de arquitectura, es la embajadora del distrito 4100 del Club Rotaract, que viene siendo la parte del Club Rotario, en el que se desenvuelven los jóvenes de ambos sexos, en edades entre 18 y 30 años, su nombre deriva del ¨Rotarios en Acción¨, siendo una organización de servicio humanitario. Embajadora le llaman los rotaractianos a la señorita que los representa, mientras que en otras organizaciones se les llama ´Reina´.
El Distrito del que Laura es Embajadora, corresponde a los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, y Norte de Sinaloa, todos en la república mexicana, dentro de los cuales se encuentran, entre otros, los clubes Rotaract de Ensenada, Ensenada Calafia, Etchojoa, Hermosillo, Independencia, Los Mochis, Zuaque, Mexicali Industrial, Navojoa, Nogales, Nogales Sur, Rosarito, Tijuana, Tijuana Milenio, Minarete, y Tijuana Oeste.
Los jóvenes rotaractianos en todo el mundo se dedican a prestar servicios y apoyos a las personas más vulnerables de la sociedad, no importa la edad de los beneficiarios, pues van desde infantes hasta personas de edad avanzada.
Por otra parte, realizan actividades por el bien común de la sociedad, principalmente en sus ciudades de origen, con lo cual, dentro de la institución se adquieren valores, aumentan sus conocimientos su desarrollo personal, mientras promueven y se integran a proporcionar soluciones a las necesidades sociales predominantes dentro de sus comunidades, en búsqueda siempre de amistad y servicio. Fue fundado en 1968 en Estados Unidos de América, por ¨Rotary International¨, cuya filosofía en la conciencia y fraternidad internacional.
El entrante mes de diciembre de 2014, Laura concluirá sus estudios profesionales, y estaremos al pendiente de sus nuevas metas, para brindarle el apoyo que se encuentre a nuestro alcance.
Nada fácil es para un padre, hablar en primera persona, con respecto a los logros de los hijos, sin que vaya a ser malinterpretado, sin embargo, haciendo a un lado cualquier prejuicio, creo que se debe resaltar a nuestros valores, que se debe siempre reconocer los triunfos de otros individuos y que, tratándose de una de mis hijas, agradezco a la vida el permitirme saberla triunfadora, pues sé que es una valiosa persona, de quien me enorgullezco, y la valoro en todo lo que cabe, manifestándole que no repare en las imperfecciones en las que todos los seres humanos estamos inmersos siempre, sin importar la edad, y, que tampoco sea tan dura consigo misma, pues la vida se aprende a vivir, viviéndola…
Sigue siempre adelante Laura, ya sabes cuál es el camino. Con cariño. Papá.



1 comentario:

Antonio Chaidez dijo...

Laura, nosotros te conocimos cuando apenas eras una bebé, y por azhares del destino la vida nos alejó de nuestra querida Ensenada cuando tu apenas eras una chiquilla (muy bonita por cierto). Y es por eso que quizá tu memoria no nos registra, pero nosotros sí te recordamos con mucho cariño.
A estas alturas, quiero que sepas que nos sentimos muy orgullosos de tí y de tus logros. Nos sentimos muy orgullosos de la clase de mujer que eres y del buen uso que has hecho de los tantos valores que has heredado.
Laura, queremos felicitarte, mis hijos, mi esposa y yo por esta meta que estás a punto de lograr y con la que te convertiras en flamante arquitecto. Enhorabuena y sigue adelante con tus metas, el infinito es el límite, pero sobre todo... Sé feliz, que bastante te lo mereces. Recibe nuestros abrazos y felicitaciones.