"NUESTRA TIERRA SE LLAMA "BAJA CALIFORNIA", NO SE LLAMA "BAJA":
SOMOS "BAJACALIFORNIANOS", NO SOMOS "BAJEÑOS"...

sábado, 16 de noviembre de 2013

BAJA CALIFORNIA EN EL “INTERIOR” DE MEXICO: SEGUN LOS CAPITALINOS.

“¡Pobre México, tan lejos de Dios, y tan cerca de Estados Unidos!”: Porfirio Diaz.

Por Ing. Alejandro Espinoza Arroyo
El Rosario, Baja California
Artículo número 116
Somos de Baja California, no de ‘Baja’
“Nuestras tradiciones son cultura y conocimiento, valoremos y protejamos nuestro legado”.

        Sólo es cuestión de  darle una ligera mirada al mapa de la república mexicana, y claramente se  aprecia que Baja California, está en la orilla del país, y no en el interior, como los funcionarios mexicanos capitalinos lo creen y lo dicen.
Y si continuamos observando el mapa de México, se aprecia que los que están en el interior del país son ellos, y no nosotros los peninsulares Bajacalifornianos, y todas las regiones mexicanas de la orilla de México.
Tampoco somos ‘provincia’, ni provincianos, al menos no con el desdén con que ellos lo manifiestan; estamos en el norte de la península, lo cual no significa que seamos Baja California Norte, y mucho menos que pertenezcamos a Estados Unidos, ni seamos pro norteamericanos, hablamos  español, y no inglés, como muchos en el ‘interior’ del país lo creen. Somos Mexicanos de la Baja California, que hemos sido vistos con el desaire por el mando central. Y hasta los estadounidenses se niegan a mencionar que somos la California mexicana, lo cual es también desdén, pues para ellos somos solamente Baja, aunque ya muchos desarraigados, y mal orientados de aquí lo aceptan, y pomposamente en negocios y deportes se promueven como tal. Estamos pues, acorralados entre el centralismo mandón mexicano, y el impuesto modismo norteamericano, queriéndonos imponer nombre a su modo.
       Para las familias centenarias de Baja California, el sur, es Baja California Sur, y no el sur de México, y es que aquella parte de la nación, para nosotros es el ‘interior’, o simplemente es México. Para nosotros no existe distinción entre Baja California, y Baja California Sur, nos entendemos todos como Bajacalifornianos, o como peninsulares a secas.
       A lo largo de la historia, tanto en manos de España, como en las de México la península ha  estado aislada, prácticamente olvidada del resto del país, aquí les teníamos miedo, y desconfianza a los hombres que llegaban solos del interior, porque la mayoría de las veces llegaban en franca huida, por deudas de todo tipo que dejaban en sus lugares de origen, incluso por asesinatos, quedando comprobado al paso del tiempo, pues llegaban otros en su búsqueda y los mataban; a ellos, los peninsulares los conocemos como chúntaros, tagualilas, cuchis, cuchibriachis, y guachos; y a los mal portados o creídos, que llegan de la capital, los conocemos como mexiquillos. En Baja California, sólo se les brindaba confianza si es que llegaban con familia.
    Fue hasta la década de los 1970’s, tiempos en que se construyó la carretera transpeninsular, que unió a la península, cuando los residentes de los pueblos a lo largo de la geografía peninsular, poco a poco, fuimos conociendo los bienes producidos en México, porque antes de esos tiempos, todas las mercancías, bienes y servicios, muy escasos por cierto, eran producidos artesanalmente, o por protoindustrias de algunos peninsulares, o bien, llegaban por barco, en carretas y camiones, desde Estados Unidos de América.
El espacio de tiempo transcurrido entre 1822 a 1972, ciento cincuenta años, casi en su totalidad la vida productiva era de subsistencia,  algunos bienes llegaban del otro lado de la frontera, y nada de México.
Sabíamos que no se pavimentaban los caminos y senderos peninsulares, ni se construían grandes obras, por el temor de gobiernos mexicanos a la invasión gringa; como que se justificaban con esa manera de pensar: ¡Para qué invertir en la Baja California, si la desean los del norte!
   Sin embargo aquel miedo de gobernantes de antaño, parece que ya lo perdieron los actuales, aunque más bien no les importa, pues la península ya está casi llena de extranjeros, no se diga en las playas. Incluso el congreso federal ha trabajado en leyes y reglamentos para permitir que sean vendidas a cualquiera, sea del país o extranjero, las tierras mexicanas, desde la orilla del mar, hasta cien kilómetros tierra adentro, con lo cual la península quedará muy pronto en manos del mejor postor, por no decir que de extranjeros, pues su anchura en promedio es de ciento veinte kilómetros, flanqueada por dos mares. Tierra bajacaliforniana hará falta para ser entregada a los de billetera grande.
Para los políticos mexicanos de la capital, sienten que la Baja California, y el resto del país, son patios de sus casas, son sus feudos, sus tierras del reino, y nosotros los habitantes de por acá, para los capitalinos mandamás, somos poco menos que menores de edad, creen que no sabemos tomar decisiones, como que aquí no sopla el aire. Les daré unos pocos ejemplos:
Si se trata de pagar, cancelar, corregir, o cambiar, cualquier bien, como una tarjeta de crédito, la devolución de pagos en exceso, telefonía, o cualquiera otra necesidad de la vida cotidiana, siempre se tiene que hablar a México capital, como si nosotros en “sus provincias” no tuviéramos gente capaz de realizar esas, y tareas de mayor complejidad. Lo primero que escuchamos en la bocina telefónica: ¿De dónde hablaaaa?, ¿De Baja California Norteeee?
No trate un rustico ‘provinciano’ de solicitar una concesión o permiso para cualquier ramo de la economía, como pesca, minería, ganadería, o lo que sea, porque de inmediato hay que iniciar tramites en México o en ‘sus ventanillas únicas en los estados’, donde nada se resuelve si no es con la venia de nuestros gloriosos burócratas y funcionarios de la capital; así inicia el calvario de dar vueltas y vueltas a ver a los chilangos, gastando lo que no se tiene, y la mayoría de las veces cayendo en sobornos, ya sean económicos, políticos, o cualquier desfachatez que se le ocurra a los sabios que  se encuentran durante los tormentosos e interminables caminos de los tramites oficiales, llenos de piedras, y el manejo indiscriminado del ‘influyentismo’ burocrático, político, económico, más lo que a ellos se les ocurra.
Y todavía los funcionarios de la capital, y los políticos de “Más arriba” que padecemos todos los mexicanos, se atreven a decir que en México se tiene plena libertad, ya que es una república federada, con libre soberanía en los estados, como si no se notara que aún vivimos en gran parte como en el reino de los aztecas, siendo paulatinamente reforzado por los parlanchines de todos los días en las televisoras de transmisión nacional”: ¡Qué flojera!
          Y parafraseando a Porfirio Diaz: ¡Pobre Baja California,…!, Yo agregaría: Pobres Bajacalifornianos, tan lejos de Dios, y tan aplastados por el manejo central.
       Sin olvidar, ni dejar de mencionar, que también infinidad de políticos y funcionarios bajacalifornianos, en cuestión de manipulación, conveniencias, simulación y, en una sarta de sus ‘gracias’, no cantan nada mal las rancheras. Digan lo que digan; hagan lo que hagan, tanto los de aquí como los de allá, las cosas son así, por eso el pueblo y la historia los juzga.
       Conste que no digo nada del pueblo mexicano en general, pues no son ellos con quienes batallamos, y son pueblo al igual que nosotros, sino más bien hablo del trato que nos han dado desde siempre las autoridades, que antes que eso, son políticos, y actúan como tal, antes que por el bienestar del pueblo al que se deben, al que tan pronto llegan al poder, lo olvidan.
 Para nada soy partidario de Porfirio Diaz.
Vivimos y somos del “El otro México”, como lo dijo Fernando Jordán.





AUTOR DEL ARTÍCULO:
ING. ALEJANDRO ESPINOZA ARROYO
EL ROSARIO, BAJA CALIFORNIA
15 DE NOVIEMBRE DE 2013.

El presente trabajo es propiedad del autor, quien lo protege bajo patente 1660383.
Foto satelital de la península de Baja California














Tomada de Wikipedia. Google.

3 comentarios:

divannimolotov dijo...

Cuánta razón en lo escrito, ya antes, de niño me dí cuenta de la misma cuestión: "-cómo que del interior de la república, si estamos rosando el océano y el golfo además estamos en la orilla, no estarán norteados nuestros compatriotas?, me decía" Ya de grande y una vez leído cuanto libro ha caído en mi vista (y entendimiento promedio) sobre la península bajacaliforniana he sabido lo grande que es nuestra entidad, no como federativa, pero si como entidad ancestral, familiar y de costumbres fijas arraigadas, heredadas y dichas boca a oidos tras el paso de los años. La mayoría del bajacaliforniano es caracteristico por su amistad sincera y abierta a la comunicación de esa que abre a nuevas anécdotas, a nuevas historias. Saludos Alejandro, primo en el tiempo, por su dilucidado escrito.

Anónimo dijo...

Ninguna duda queda, estimado David Marrón: Los Bajacalifornianos, por el aislamiento ancestral, desde siempre y hasta 1972, Vivimos y Somos de "EL OTRO MEXICO", así lo concibió también Fernando Jordán. Un cordial saludo por este medio.
Atte.,
Ing. Alejandro Espinoza Arroyo.

jozel sanchez solis dijo...

Felicidades Ing. conozco Rosario he leído algo de la Historia de ese lugar, lamentablemente hemos sido despojados de nuestras tierras por capitales extranjeros permitido por nuestros propios legisladores sin escrúpulos y sin ningún sentido de nacionalismo a través de la Historia de México así ha sido siempre, lo felicito por su articulo. Mi nombre es Ing. Jose de la luz Sanchez Solis jozel1950@gmail.com justamente estoy buscando lugar para estar en esta Semana Mayor por allá.