"NUESTRA TIERRA SE LLAMA "BAJA CALIFORNIA", NO SE LLAMA "BAJA":
SOMOS "BAJACALIFORNIANOS", NO SOMOS "BAJEÑOS"...

viernes, 30 de marzo de 2012

ORIGEN DE LA FAMILIA “MELING” EN EL ROSARIO, BAJA CALIFORNIA.

Dos noruegos que procrearon familia y descansan para siempre en Baja California.

“Nuestras tradiciones son cultura, y conocimiento; protejamos nuestros tesoros”

La presente investigación no obedece líneas gubernamentales, ni políticas de ninguna índole.

Por Ing. Alejandro Espinoza Arroyo

25 de Enero de 2012.

La distancia entre Baja California, México, y Noruega, es bastante grande, aun en la actualidad, que se cuenta con rápidos medios de transporte; qué se podrá pensar si hablamos de los medios utilizados a principios de los años de 1900.

Descendientes de las muy antiguos usos y costumbres de los escandinavos, sin hablar ni pizca de español, y mucho menos, sin conocer la cultura de una sociedad tan distinta a la noruega, la bajacaliforniana.

Un día de principios del año de 1900, desembarcaron en Punta Baja, extremo noroeste de la bahía de El Rosario, los hermanos Salvador y Soren Meling Olsen, siendo originarios de la región del atlántico norte de Noruega, llamada: Fylke de Troms, (Provincia de Troms), de la región Nord Norge, de la parte continental; eran de allá, donde el sol no se oculta desde mayo hasta julio, y por eso decían, que deseaban ver el sol de medianoche, que nunca se les concedió en El Rosario, al igual que no pudieron ver que no amaneciera nunca, entre los meses de noviembre y enero, como sucede en Troms, durante las noches polares. Los dos hermanos Meling, decían ser: “Tromsovaering; igual como nosotros decimos ser: Bajacalifornianos. En algunas ocasiones erróneamente se ha dicho que los Meling, habían llegado de la región de “Meling, Noruega”, sin embargo eran originarios de la región de Troms, bastante alejada de la de “Meling”.

LA HISTORIA:

Los noruegos de legítima sangre, Salvador y Soren George Meling Olsen, eran carpinteros a bordo de una embarcación ballenera de aquél país, navegaban por toda la costa pacifica del continente americano, desde el golfo de Alaska, hasta las confluencias de la Patagonia, siendo su caza de ballenas, principalmente en las confluencias de bahía Mal arrimo, Baja California, a donde por miles o millones de años, esos cetáceos de la especie “Ballena Gris” vienen a nacer, lo que las hace mexicanas por nacimiento.

Un soleado día de principios del año de 1900, Salvador, quien era mejor conocido como “Chip Meling”, se quedó dormido en cubierta, y como tenía una pequeña herida en una mejilla, una mosca lo contaminó, siendo tan grave la infección, que su capitán lo abandonó en Punta Baja, que fue el primer sitio donde pudieron desembarcar después del incidente.

Al ser “Chip” obligado a desembarcar, su hermano Soren, no quiso abandonarlo a su suerte, así que los dos llegaron a tierra, nadando desde el sitio donde se lanzaron al agua, que fue hasta donde más el barco se pudo acercar a la orilla, en Punta Baja, campo pesquero donde se encontraban Anselmo Ortiz Aguilar, Epigmenio Peralta Véliz, Manuel Valladolid Apodaca, Zenón Acevedo Espinoza, su joven hijo Salomé Acevedo Marrón, y los jóvenes hermanos Policarpo, y Cecilio Espinoza Peralta, todos ellos pescadores rosareños, que recibieron en sus campos pesqueros a los dos fuereños, que en nada se entendían al hablar, ni en las señas.

Anselmo Ortiz Aguilar, fue quien llevó a pie, a los noruegos de Punta Baja a El Rosario, distante unos doce kilómetros entre sí, los hospedó en su casa, siendo Salvador “Chip” atendido por las entonces jóvenes hermanas Ortiz Aguilar; por cuya razón los rosareños llamaban a los nórdicos, como: “Los gringos de Anselmo Ortiz”; y es que en mi tierra, cualquier persona que fuera de piel blanca, o que no hablara español, o si usaba lentes, era gringo; al igual que en la actualidad, cualquier oriental, es chino.

Salvador “Chip” Meling Olsen, convaleció durante unos meses, hasta que recuperó cabalmente su salud, ya para entonces se había entendido con Catalina, hermana de su benefactor Anselmo Ortiz Aguilar. Fue con la rosareña Catalina, con quien “Chip Meling” se casó, procreando familia en El Rosario, que fueron Anne Tonetta, “Cotín”, y Salvador “Mogui”, todos nacidos en mi tierra.

Los Noruegos, antes de casarse Salvador con Catalina Ortiz Aguilar, como carpinteros que eran, construyeron una casa de madera de dos pisos, la primera, por cierto, que se construyó en El Rosario, mas allá de un nivel, y en madera en su totalidad; originalmente se ubicaba en las cercanías de la propiedad de Don Salomé Acevedo Marrón, de donde la desmontaron y movieron los Ortiz, y la ensamblaron de nuevo, frente a la misión de El Rosario de Abajo, muy cerca del segundo panteón misionero.

Salvador y Catalina con sus pequeños hijos vivieron en la casa de madera de dos pisos, pero se fueron para el entonces pueblo de Tijuana, y les vendieron la casa a los Ortiz Aguilar, quienes la desmontaron y re ensamblaron en el sitio antes descrito, donde permaneció por varias décadas, siendo destruida por el intemperie, y al desaparecer la familia Ortiz, o emigrar del pueblo hacia otras latitudes.

Mientras tanto Soren Meling Olsen, se fue a radicar a Arroyo Seco, en la jurisdicción de Punta Colonet, unos ciento treinta kilómetros al norte de El Rosario; donde procreó familia, y que hasta nuestros días sus descendientes habitan en esa región, habiendo fundado entre otros los famosos ranchos: San José de los Meling”, y “El Coyote”, que trabajaron por muchos años Aida, y su hermano Felipe Meling Johnson; descendientes de Soren George.

Salvador y su familia no permanecieron mucho tiempo en Tijuana, de donde se fueron a seguir a Soren George, en Arroyo Seco, instalando un restaurante a la orilla del arroyo, y del camino real bajacaliforniano, en cuyo recinto merendaban los muy escasos viajeros que se atrevían a surcar los bonitos, aunque polvorientos, y lodosos caminos peninsulares.

No hace mucho, aun existía el piso de lo que fue el restaurante del “Chip Meling”, a la orilla de la actual carretera transpeninsular.

Cuando “Chip Meling” falleció, fue sepultado en una colina que se encuentra al otro lado del arroyo, enfrente de lo que fue su casa restaurante, al lado de dos cardones que se pueden claramente distinguir desde la carretera.

¿Cuándo se iba a imaginar aquél hombre que una tierra muy lejana de la propia, lo recibiría para siempre?,

Ni siquiera debe haber sabido en alguna ocasión de su vida, que Baja California existía, y mucho menos que le daría una familia, y en la que dejaría su prole; así de caprichosa puede ser la vida, tan caprichosa, que ni él, ni Soren George, su hermano, regresaron jamás a Noruega, ni de los suyos de allá, volvieron a saber nada más.

Salvador “Mogui” Meling Ortiz, fue quien me narró ampliamente sobre su padre y su tío Soren George, fue él quien me mostró una fotografía de su padre en edad adulta, y que su nieto Antonio Paz Ola Meling Espinoza, conserva entre sus tesoros. En la foto se aprecia al “Chip Meling” con larga y blanca barba, fumando con su pipa, de mirada ausente, piel blanca, y según el decir de su único hijo varón, “Mogui Meling”, su padre era de mediana estatura, ojos grises, cabello blanco, parco al hablar, con acento nórdico, muy asiduo a la comida elaborada a base de mariscos, al vino, y al bacalao, y a las tortillas de harina y quesos de Baja California.

-Mi padre, Julio Espinoza García, recuerda a los Meling originales, ya entrados en años, y trabados para hablar el español-

Por otra parte, recordaba “Mogui Meling”, que su padre le hablaba de “Harald El Terrible” guía de los antiquísimos Vikingos, de que fueron ellos los que realmente descubrieron América, y de las andanzas de sus muy lejanos ancestros por altamar, por el mar del norte, ríos, y el océano atlántico.

Las pláticas preferidas y repetidas en infinidad de ocasiones, por “Chip Meling”, eran, sobre Noruega, y los fiordos, valles de origen glaciar del Atlántico Norte, donde vivió su niñez y primera juventud, que había sido su abuelo “Meling” de oficio carpintero de barcos, quien le había heredado la actividad, y que por parte de su abuelo “Olsen” de oficio ballenero, se había iniciado en esa actividad, aunque la labor del “Chip” a bordo, no fue la de cazador, sino de carpintero.

De los tres hijos que procreó, “Chip Meling” a ninguno le enseñó su idioma materno, pero sí la actividad de mecánico, a sus hijas e hijo, todos por igual conocían esa actividad, hasta con los ojos cerrados; y aunque aparte de carpintero naval, también fue mecánico de máquinas de vapor, y como aquí en Baja california no se usaban, o se usaban muy poco, fue suficiente razón para que no la enseñara a sus vástagos.

En la actualidad es amplia la familia Meling que habita la región de El Rosario, Punta Colonet, Ensenada, y Tijuana, Baja California, descendientes de Salvador “Chip” Meling Olsen; mientras que los descendientes de Soren George viven en Punta Colonet, San Telmo, y Ensenada principalmente.

Ha sido el viejo rancho “San José de los Meling”, ubicado en la sierra camino al observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir, el que ha dado renombre a los Meling de Baja California, y que yo sepa, ningún descendiente de aquellos dos pioneros ha viajado a Noruega, para conocer la tierra de sus raíces, y de la que ni siquiera se despidieron Salvador y Soren George.

En artículo aparte hablaré sobre los descendientes de Soren George Meling Olsen; por lo pronto diré que uno de sus hijos fue llamado Thor Meling Moss, al parecer nacido en Noruega, y que se vino a seguir a su padre a la Baja California, donde junto con Maria Luisa Verdugo Moreno, originaria del rancho “La Calentura”, de San Vicente Ferrer, Baja California, procreó a la familia “Meling Verdugo”, siendo los vástagos de ésta familia, nietos del pionero Soren George.

AUTOR DEL ARTÍCULO:

ING. ALEJANDRO ESPINOZA ARROYO

EL ROSARIO, BAJA CALIFORNIA, MEXICO

15 DE MARZO DE 2012

El presente trabajo es propiedad intelectual de su autor, quien lo tiene protegido bajo patente numero 1660383; se permite su uso, siempre y cuando se otorguen los créditos correspondientes, y no sea utilizado para fines comerciales, políticos, ni de lucro.

NOTAS RELEVANTES:

Los pueblos nórdicos antiguos fueron los daneses, noruegos, y suecos. Fueron pueblos que se les ha llamado: “Nómadas del mar”; los vikingos recorrían ríos, el mar del norte, el océano atlántico; colonizaron en américa, Islandia, Groenlandia, y Vinlandia, actual región de Canadá, habiendo llegado a este continente, unos 500 años antes que Cristóbal Colón; Groenlandia, fue colonizada por Erik El Rojo.

El periodo vikingo se considera aterrador, ya que se desplazaban rápidamente, causando pillaje, y apoderándose de los bienes que se encontraban en sus correrías, principalmente en Europa, aunque fueron vencidos por los descendientes de los vikingos que se encontraban poblando la región de Normandía, en Francia. Los vikingos, aterraron a todos los pueblos del mar del norte, Europa, partes de Rusia, y el mar mediterráneo.

El final del periodo vikingo se ha considerado con la muerte de “Harald El Despiadado”, cuando pretendía apoderarse de Inglaterra, falleciendo en la batalla del “Puente de Stanford”, el año de 1066.

El lenguaje que se hablaba, y escribía en la antigua Noruega, era el nórdico antiguo, de ahí se desprende “Noruego antiguo” utilizado en la edad media.

Noruega y Suecia, en la actualidad son los dos países que ocupan la península Escandinava, y estos dos países, Noruega, y Suecia, junto con Dinamarca, y Finlandia, conforman: Escandinavia.

Y quien lo hubiera pensado en el periodo vikingo, que cientos de años mas tarde, “El Reino de Noruega”, sería uno de los países más prósperos, y pacíficos a nivel mundial, como lo es en la actualidad; ya que es gran exportador de petróleo, de productos pesqueros, químicos; cuenta con grandes recursos de minerales, metalurgia, gas, y construcción naval; es además el país que mas alto nivel de bienestar humano posee, y de los más ricos del mundo.

Su idioma oficial es el noruego, quienes lo hablan se entienden muy bien con los de habla danesa, y sueco, ya que tienen raíces en común, en la lengua nor-germánica.

Los hijos de Salvador “Chip” Meling Olsen y de Catalina Ortiz Aguilar fueron: Anne Tonetta, “Cotin”, y Salvador Mogui.

Anne Tonetta, nunca fue casada, ni tuvo hijos; Cotin, tuvo a dos hijos: Eugenio, y Rosita; mientras que Salvador “Mogui” casado con Josefina Espinoza García; procrearon a: Antonio Paz Ola, Francisca Catalina, Salvador Eugenio, Adolfo Daniel, Alf Fernando, y Maria del Carmen. Todos ellos casados, tienen hijos y nietos en la actualidad.

Salvador “Mogui” Meling Ortiz, falleció el 25 de Diciembre de 1988, en casa de su hijo Antonio Paz Ola, y había nacido en El Rosario, el 16 de Diciembre de 1918, siendo el menor de los hermanos Meling Ortiz.

Salvador “Mogui” Meling Ortiz, procreó a dos bellas hijas en Tijuana, siendo ellas mayores que los hijos Meling Espinoza, de El Rosario.

Catalina Ortiz Aguilar, antes que con Salvador “Chip” Meling Olsen, había procreado con Santiago Bareño Lariñaga a su hija Adela Bareño Ortiz, quien fuera madre de Christian Meling Bareño, siendo éste último fundador de otra rama de los Meling, aunque también es descendiente de uno de los pioneros Meling Olsen.

Mis compañeros en la escuela secundaria a principios de los 1970, en Ensenada, lo fueron: Sandra Luz y David Meling Pompa; a los muchos años tuve el gusto de conocer a dos de sus hermanos: Julia, y Juan Carlos “Cato” Meling Zaragoza; hijos ellos cuatro, de Felipe Meling Johnson; descendientes todos ellos, de Soren George Meling Olsen, y criados con profundas raíces bajacalifornianas, y noruegas hasta cierto punto, en los ranchos de San José de los Meling, y “El Coyote”, de la sierra de San Pedro Mártir, Baja California.

“Nuestras tradiciones son cultura, y conocimiento; protejamos nuestros tesoros”

La presente investigación no obedece líneas gubernamentales, ni políticas de ninguna índole.

2 comentarios:

Alonso Santana dijo...

que bonita historia .....

MARGARITA POMPA ARCE dijo...

pariente gracias, no me canso de leer y leer, cuando puedo estas publicaciones tan hermosas que hace ud. me desconecte por un tiempo, pero espero en un espacio pronto poder realizar la charla que esta pendiente para ver el árbol genealógico que nos une. gracias saludos y un fuerte abrazo.MARGARITA POMPA ARCE