"NUESTRA TIERRA SE LLAMA "BAJA CALIFORNIA", NO SE LLAMA "BAJA":
SOMOS "BAJACALIFORNIANOS", NO SOMOS "BAJEÑOS"...

martes, 26 de marzo de 2013

FACHADA DE ACCESO AL PANTEON MISIONERO DE EL ROSARIO, BAJA CALIFORNIA.


Primer trabajo donado a la comunidad por la Asociación Civil “Trabajamos por mi histórico pueblo y Yo, El Rosario, Baja California, A.C.”

Por el Ing. Alejandro Espinoza Arroyo
El Rosario, Baja California
26 de Marzo de 2013
Artículo  número 111
Patente 1660383
“Somos de la Baja California, no de Baja”.

Nuestras tradiciones son cultura y conocimiento, valorémos nuestro legado.

          “Construíremos nuestra capital del mundo”, fue el nombre de Genoveva García Arauz, le puso por nombre a un grupo que formó a mediados del año 2012, en una red social del ciberespacio. Fue a iniciativa de ella que dio inicio el grupo cuyas pretensiones son realizar desinteresadamente mejoras en beneficio de nuestro pueblo El Rosario, Baja California, y con  ello, se ganó el apoyo de personas que se interesan por ser benefactores de la sociedad rosareña.
       La verdad, no cualquiera se lanza a realizar tal actividad, porque por principios de cuentas, se le debe entregar todas las energías disponibles que queden después de atender la vida cotidiana, y ni qué decir de los dineros que de su propio bolsillo salen para no regresar nunca más. Esa es una de las razones por las que admiro a Genoveva, rosareña radicada desde hace años en Estados Unidos de Norteamérica, y que por el cariño que le tiene al terruño que la vio nacer, y del que, por razones que sólo ella y la vida saben, tuvo que salir, se vió obligada a partir del pueblo en búsqueda de otros horizontes, y que aunque su salida fue sólo de manera física, su corazón y el amor por su tierra, la hacen volver, y volver, al grado que ahora se ha dado a la tarea de entregarse en una actividad tan dura, a veces tan ingrata, y a veces tan criticada, pero ella sacando fuerzas de su grandeza sigue adelante luchando por lo que quiere y por lo que cree.
       Bién sabemos que todos los seres humanos necesitamos 'algo' de qué agarrarnos en la vida, 'algo' que nos dé sentido de pertenencia, arraigo,  plenitud, que nos dé libertad, y entre otras cosas, para Genoveva, ha sido entregar parte de su esfuerzo a su pueblo. Es una rosareña de 36 años de edad, con dos hijos,  que atiende dos trabajos, que ocupan la mayor parte de su tiempo disponible, y aún así viaja hasta El Rosario, conduciendo por hasta diez o doce horas de ida, para 'dejar' la poca energía que le sobra por el bién comunitario.
   Cuando llegué a la agrupación de  Genoveva,  'La jefa' como le dicen los del grupo, ya cada quien realizaba distíntas labores, mi entrada fue originalmente a invitación de Nereida Castillo Meza, y después a la asociación civil por Genoveva. Al igual que Genoveva, todos los integrantes de la asociación civil, entregan valioso apoyo por lograr algo de bienestar al pueblo.
FACHADA DEL PANTEON MISIONERO DE EL ROSARIO.
     En 1980, asistí en El Rosario a un baile en el antiguo edificio 'Padre Salvatierra' de estilo Victoriano, que fue recinto de la tercera Escuela del lugar,  que había sido ocupado por sus primeros alumnos en diciembre de 1921, y que para 1980, se encontraba al punto del colapso.  Me dí a la tarea durante 13 largos años de andar picando piedra, para buscar su restauración, aunque hubiera preferido entonces mejor dignificar el panteón misionero que data de 1802, y que en mi niñéz había conocido muchas tumbas históricas que para la década de los 1980, habían desaparecido. Me encontré con la disyuntiva de atender el edificio 'Padre Salvatierra', o, el panteón, y cómo entonces mi edad era apenas de escasos 23 años, nadie creía en mi interés por nuestras reliquias ancestrales, es más, ni atención le ponían los del pueblo, y muchísimo menos las autoridades de cualquier nivel, si algunos apenas sabían de la existencia de El Rosario, mucho menos tenían idea que contamos con un pateón histórico.
   Bueno, así fueron las cosas, 'tuve' que abrazar primero la causa del edificio 'Padre Salvatierra', que de no haberlo atendido en aquél tiempo, ya no existiría hoy, por lo que nuestros forjadores en el panetón tuvieron que esperar a que les tocara su turno, los que por fortuna aún recuerdo el sitio donde descansan la mayoría de nuestros antepasados.
    Y cuando Genoveva me invitó para que los apoyara con el proyecto para un parque público, del cual estaban ya muy convencidos los del grupo para realizar, casi le rogué, sín decírserlo, que primero atendiéramos el panteón; en primer lugar porque no sé cuanto tiempo estaré en ésta vida, porque me quiero llevarme el gusto de ver ese sitio histórico como una joya de mi tierra; y en segundo lugar, porque no quiero olvidar el sitio donde se ubica cada tumba. Por fortuna en el grupo se tomó la desición de que primero sea atendido el panteón, desición que me congratuló, y que hasta ahora, no les había podido expresar.
    Por esa razón, de inmediato realizé el proyecto para la fachada acceso, y apresuré los trabajos para obtener la Asociación Civil, y poder estar en condiciones de ejecutar los trabajos en su primera etapa  éste mísmo año de 2013.
     Ya vendrán los días en que serán restauradas, y, construídas algunas históricas tumbas.
Espero que más temprano que tarde, los rosareños abrán de apegarse a éste esfuerzo, porque algún día, tal vez lejano, tal vez cercano, nos irémos de ésta vida, y al hacerlo, sería grato, creo, dejar algún legado por pequeño que éste sea...Gracias...

AUTOR DEL ARTICULO:

ING. ALEJANDRO ESPINOZA ARROYO
EL ROSARIO, BAJA CALIFORNIA
26 DE MARZO DE 2013.

El presente es  trabajo intelectual de su autor, quien lo protege bajo patente 1660383, se permite su uso, siempre y cuando no sea con fines comerciales, políticos, ni de lucro.

Miembros fundadores de la Asociación Civil.
Genoveva García Arauz
Lizbeth García Arauz
María Eugenia Espinoza Peralta
Martha Josefa Espinoza Peralta
Esmeralda Espinoza Peralta
Gabriela Espinoza Aguilar
Airam Guadalupe Vera Espinoza
Rosa Edna Arce Smith
Lizbeth Beltrán Arce
Humberto Beltrán Arce
Olga García Vélez
Deyssi Noemí Lara Martinez
Rosalinda Arce Espinoza
Ruth Espinoza Duarte
Alejandro Espinoza Arroyo


Así es como se verá la fachada de acceso al panteón misionero-histórico-cultural de El Rosario, Baja California.

Mi más amplio agradecimiento al Arq. David Alberto Díaz Fuentes por apoyarme en dibujar la presentación del proyecto.
Al igual para el Arq. Miguel Alcázar Sánchez por apoyarme a subír éstas narrativas al internet.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En hora buena primo, felicidades por tan importante proyecto.
Gracias a Dios que aun existen personas como tu y la señora Genoveva preocupadas por concerbar las raices de nuestro pueblo.
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Para mi es un ORGULLO pertenecer a su grupo.