"NUESTRA TIERRA SE LLAMA "BAJA CALIFORNIA", NO SE LLAMA "BAJA":
SOMOS "BAJACALIFORNIANOS", NO SOMOS "BAJEÑOS"...

sábado, 21 de julio de 2007

EL ROSARIO, BAJA CALIFORNIA, MEXICO


“EL POBLADO CON MAYOR ANTIGÜEDAD EN EL ESTADO”
Autor: Ing. Alejandro Espinoza Arroyo
Titulo del libro: “LINAJE ESPINOZA; Así nacieron nuestros pueblos”.
El presente trabajo es un extracto de libro de próxima edición, bajo patente 1660383.

El Rosario, Baja California, B. C. a 15 de Mayo del 2007.




El poblado de El Rosario, Baja California, ubicado en el paralelo 30°04’25” de latitud Norte, y 115°43´03” de longitud Oeste, a 370 kilómetros de la línea fronteriza con Estados Unidos de Norteamérica, a 260 de la ciudad y puerto de Ensenada, cabecera municipal, y a 64 del poblado de San Quintín, cabecera regional.

La fundación de El Rosario, data de la época misional dado que fue la primer misión asentada en la península por la orden religiosa de los dominicos, el día 02 de julio de 1774, en un arroyo llamado “Viñatacot”, por sus primeros pobladores Cochimí, del tronco lingüístico yumano peninsular, y del dialecto borjeño, siendo este el mas norteño de los dialectos cochimí de la península cuyo vocablo fue castellanizado por los misioneros, e integrado al nombre de la misión, quedando denominada “MISION DE NUESTRA SEÑORA DEL SANTISIMO ROSARIO DE VIÑADACO”, cuya fundación estuvo a cargo del padre Presidente Fray Vicente Mora, acompañado de Fray Francisco Galisteo. El sitio fue elegido para este acontecimiento dado la abundancia de agua, población natural, leña, tierras aptas para cultivo de hortalizas, frutas, ganado mayor y menor; así como la cercanía al océano, las montañas y sus recursos, además de encontrarse relativamente cerca de la misión de San Fernando Velicatá. Desde esta misión se exploro hacia el norte con la finalidad de unir la región de la frontera, llamada así entonces al área sín evangelizar entre las misiones de San Fernando Velicata, y la de San Diego, en la Alta California, extensión geográfica que había quedado junto al resto de la península para la orden dominica, y de San Diego al norte para la orden franciscana, delimitando así la influencia en la península para unos y en la Alta California para otros; lo que a la postre vino a ser la confluencia de dos países, dos culturas, dos economías, dos idiosincrasias, dos mundos.
La misión de El Rosario, paso en el año de 1802 a su segundo sitio en la margen izquierda del arroyo, más cercana a la desembocadura de este, por lo tanto al océano pacifico. Al lado del nuevo sitio se abrieron tierras de cultivo, se derivo la corriente del arroyo para su riego, se plantaron árboles frutales, se continuo con la crianza de cerdos, ovejas, ganado vacuno, caballar; se abrió el nuevo panteón misional, que hasta la actualidad es el mismo que se utiliza por la población.
La población indígena en El Rosario se calculo en 577 almas en 1776, 251 en 1782, 390 en 1793, y solo 257 en 1800, esto debido a las epidemias ocurridas en los años de 1777,1782,1789,1794,1800,1805,1808,1818, y 1824.
En las exploraciones llevadas a cabo por los franciscanos en el año de 1771 los llevaron a un sitio al noroeste de El Rosario a poco mas de 100 kilómetros de distancia, donde siendo retomadas las exploraciones por los dominicos Manuel García, y Miguel Hidalgo, fundaron la misión de Santo Domingo de la Frontera, en su primer ubicación el 30 de agosto de 1775, a 30 kilómetros de la salina de San Quintín, al pie de la peña colorada. En 1793 se reubicó 3 kilómetros arriba a una llanura entre dos cañones y cercano al arroyo, sitio donde se levanto la capilla, talleres de carpinteros y albañiles, habitaciones, cocina, granero, y la fragua. Contando con buena cantidad de agua, nativos, leña y tierras para cultivos en las cercanías. En 1798 se fundo la visita de San Telmo, como apoyo a la misión de Santo Domingo, la que fue definitivamente abandonada en 1839.
En la actualidad en esta misión existe una capilla donde se conservan algunos santos originales del siglo XVIII, y que pertenecieron a varias misiones de la península.

Las familias pioneras en la región, durante la época misional, antes de la independencia de México, y hasta antes de la perdida de mas de la mitad del nuestro territorio nacional, a manos de los Estados Unidos de Norteamérica, y a consecuencia de su expansión territorial, y por la injusta guerra entre aquella nación y nuestra incipiente y atribulada republica mexicana, debida la perdida también, entre múltiples factores a los intereses de los DONES españoles en la región norte de aquel entonces nuestro país. Las familias pioneras de esta región peninsular y que no cedieron, ni huyeron ante las vicisitudes de la época, fueron la Espinoza Castro a cargo de Carlos Espinoza Castro, (él, como mayor de la familia, su madre y sus hermanos todos menores) asentada en El Rosario en el verano del año de 1800; la de José Rito Ortiz casado con Maria del Carmen Espinoza Castro en 1808; la del norteamericano Julián Ames casado con Perfecta Escolástica Espinoza Castro; la de Juan Marrón casado con María Carrillo en 1822; la de Eduardo Acevedo casado con Germana Ceseña y asentados en el lugar en 1827, la de Joaquín Machado asentado en este pueblo por el año de 1840. Aunque cabe destacar que varios descendientes de estas familias pasaron a vivir durante la segunda mitad del siglo XIX al norte peninsular y otros allende la frontera.

En 1849 se instaló en El Rosario la Colonia Militar, esto dada la pérdida del territorio, y con el ánimo de custodiar la nueva frontera. La dicha colonia militar fue de funestas consecuencias para la población rosareña, por lo que fue cambiada a Santo Tomás unos meses mas tarde, quedando los enseres de esta a cargo de Carlos Espinoza Castro, quien entonces fungía con el cargo de Alcalde auxiliar de la frontera, comprendida esta, desde San Fernando Velicata, hasta la nueva línea fronteriza en el rancho de la Tía Juana, hoy San Isidro, California, ubicado en la margen derecha del actual río Tijuana.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hola soy juan espinoza y me gustaria saber si tienes algo de historia del la fam. espinoza duarte julio y angelina duarte gracias. si mandas fotos mejor

Anónimo dijo...

hola
me gustaria saber mas acerca de el restaurant mama espinoza
ya que por las veces que me a tocado pasar por este hermoso pueblo, creo que el mejor lugar para parar en el Rosario es este deliciosa restaurant...


gracias..

alexa rodriguez

divannimolotov dijo...

Interesante articulo has escrito Alejandro. Me va a auxiliar para el arbol genealogico que genero. Como te dije, alla por 1898 nacio mi abuelo de nombre Barbaro Marron. Y aunque no puedo aun referir relacion cronologica entre Juan Maria Marron, Primer juez de Paz en San Diego, California y los marron De San Quintin. Digo porque el primer Marron que llego por aca, segun lo aprendido en una reunion de ancestros de Old Town San Diego, fue Rafael Marron, que era soldado de cuera que resguardaba el predidio con el primer fraile, esto fue segun lei en referencias genealogicas de otros ancestros (en la mencionada reunion), en el anio 1769.

Gran saludo, y gracias por el aporte. Esperando ansioso cuando salga su libro, para ir a Tijuana por el, y por la nueva edicion del libro de Pablo L Martinez, el de Vital Records: Familias de la Antigua Baja California.

David Marron

.

Carlos Mtz Murillo dijo...

Mi madre era Mélida Murillo Peralta, hija de Marcelino Murillo Arce. Cual es el origen de los Murillo y Arce en esta zona de El Rosario que conozco desde niño.
Me gustaría contactar a mi familia, aunque sé lo grande que es.

Carlos Martínez Murillo
Cd. México

Antonio Chaidez dijo...

Mi estimado Alejandro (vaquero) Espinoza, mi amigo de toda la vida. Leer tu blog, es un tanto adictivo, pues es viajar al pasado, a nuestra niñéz o anuestra juventud. Uno recuerda los tiempos de escuela primaria, con aquel olor característico a lápiz. Los tiempos de jugar al trompo, canicas, papalotes, beisbol , etc. y todo esto sin duda nos lleva también a vivencias que fueron muy gratas.
Como tu sabes yo soy de Ensenada, pero ya que somos contemporáneos, pues como quien dice, hablamos el mismio idioma, y tenemos memorias semejantes.
Gracias por abrir esta puerta que conecta directo al pasado, a nuestros orígenes y a nuestras memorias más queridas.

Tu amigo Antonio Chaidez

leti dijo...

hola soy leti me gustaria saber sobre las familias mas populares de el rosario. y sobre el origen de la familia valladolid loya. gracias.

Anónimo dijo...

hola amigo yo vivi en el rosario parte de mi infancia y me toco ir a una escuela hecha de madera en el rosario de abajo mi tia se llama lourdes anabel duarte peralta